Ayuda Psicológica en Línea Web Oficial

martes, 20 de mayo de 2014

EVITANDO LA DEPRESIÓN (1ª parte): ¿Qué es la depresión?


Cuando no sabemos a que puerto nos dirigimos, 
todos los vientos son desfavorables... 
- Séneca


Durante las próximas entradas expondremos una guía práctica para prevenir la depresión. En esta 1ª parte me limitaré a describirla ya que para prevenirla de manera efectiva es indispensable saber antes en que consiste. 

¿Cuáles son las consecuencias y que implica el “estar deprimido”? Actualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la depresión como «un trastorno mental frecuente, caracterizado por la presencia de abatimiento, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño, apetito, sensación de cansancio y falta de concentración», en contraste y tomando la misma fuente como referencia se define la Salud como «un estado de completo bienestar físico, MENTAL y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades»

Como sucede con la mayoría de las enfermedades físicas o psicológicas, la depresión también tiene un amplio espectro de intensidad y alcances, lo que determina que se clasifiquen según origen, características y frecuencia distintos tipos de depresión.


TIPOS DE DEPRESIÓN:

Distimia: Se considera una depresión de intensidad baja o moderada, es un nivel menos grave pero que incluye síntomas crónicos a largo plazo, por lo general un mínimo de 2 años. Es muy fácil confundir un estado de distimia con estrés o cansancio. Los efectos de este tipo de depresión no incapacitan tanto pero impiden un normal desarrollo de los hábitos más comunes. Afecta entre el 3 y el 6% de la población general. Los síntomas han sido descritos como un "velo de tristeza" que afecta a la mayoría de las actividades. Los pacientes no muestran cambios aparentes en la conducta o comportamiento diario, aunque tienen menos energía, una negatividad general, y un sentido de insatisfacción y desesperanza.

Depresión Atípica: Las personas con depresión atípica generalmente comen y duermen con exceso, tienen un sentido general de pesadez, y un sentimiento muy fuerte de rechazo.

Desorden Afectivo Emocional: Es la depresión que ocurre en la misma temporada cada año, por lo general durante los meses de otoño o de invierno. También existe una clase más rara, la cual ocurre a principios del verano y termina en el otoño. Esta no es una tristeza normal, debido a que persiste por mucho tiempo y es preciso solicitar ayuda médica.

Trastorno Bipolar: También conocido como enfermedad maníaco-depresiva, es bastante infrecuente pero no por eso menos grave. Se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo: fases de ánimo elevado o eufórico (manía) y fases de ánimo bajo (depresión). Los cambios anímicos suelen ser paulatinos pero hay que prestar especial atención a cada uno de ellos. Cuando la persona atraviesa el período depresivo, es común observar todas las características de una depresión severa. Por su parte cuando se manifiesta el ciclo maníaco, es posible que en la euforia e hiperactividad de esta fase la persona se vea involucrada en problemas o emprendimientos (económicos, personales, etc.) que luego no podrá manejar. El trastorno bipolar se encuentra a un paso de un estado psicótico (pérdida temporal de la razón).

Depresión Doble: En un estudio a largo plazo casi todos los pacientes con distimia sufrieron como mínimo un episodio de depresión mayor (a veces denominada como depresión doble) en algún momento de su vida. Algunos expertos creen que estas depresiones dobles deben ser consideradas como parte del curso natural de la distimia. Las mujeres pueden ser más susceptibles a la depresión doble. 

Depresión Mayor: Es el grado más intenso del trastorno y se traduce en una incapacidad absoluta para trabajar, estudiar, dormir, comer o realizar cualquier tipo de actividad cotidiana o que producían placer como ocurre en los casos en que se abandonan las aficiones y el esparcimiento. Por lo general existe cierta predisposición a padecer la enfermedad, y si bien un caso de depresión severa puede ocurrir sólo una vez en la vida, es frecuente que se repita en el tiempo. 

La depresión se puede presentar ante situaciones específicas como la depresión post-parto, la depresión infantil, el duelo patológico y la depresión en la vejez; de acuerdo a su origen  todos los tipos de depresión se clasifican como reactivas o endógenas, las Depresiones Reactivas son aquellas que se presentan como respuesta directa a un acontecimiento en particular: el fallecimiento de un familiar, la ruptura de una relación, el diagnóstico de una enfermedad o un despido laboral. La Depresión Endógena es aquella que se presenta como resultante de la interacción entre diversos factores  y no está definida por un motivo específico. 

La depresión una vez “instalada” puede ser crónica si se mantiene constante a largo del tiempo o recurrente, en cualquiera de sus formas las consecuencias de la depresión afectan de manera grave todos los aspectos de la salud (físico, mental y social) , a diferencia de lo que comúnmente se piensa la depresión no implica  necesariamente el “evidenciar tristeza” (una persona puede sentirse triste y deprimida sin  dar evidencias directas de tristeza), la característica predominante y delatora de la depresión es la sensación de “inadecuación” y la consiguiente afectación del “ desempeño personal” ya sea profesional, académico, social, económico, etc. En su forma más grave la incapacidad para afrontar la vida en general en todos sus aspectos.


Depresion

BOTONES SHARE THIS