Ayuda Psicológica en Línea Web Oficial

lunes, 19 de mayo de 2014

Inteligencia Emocional y Elección de Pareja


Yesterday, love was such an easy game to play 
now I need a place to hide away…
(Ayer, el amor era un juego tan fácil de jugar, 
ahora necesito un lugar dónde esconderme...)
- Yesterday (The Beatles)  


Es bien conocido que bajo los "efectos del amor" no somos los mismos, hay multitud de películas y canciones que tratan el amor de pareja como un fenómeno enajenante, de igual forma muchas personalidades de arte y ciencia han expresado su opinión al respecto, aquí algunas citas (de las muchas que existen):

  • Cuando se está enamorado, comienza uno por engañarse a sí mismo y acaba por engañar a los demás. Esto es lo que el mundo llama una novela. - Oscar Wilde
  • El enamoramiento es un estado de miseria mental en que la vida de nuestra conciencia se estrecha, empobrece y paraliza. - José Ortega y Gasset
  • Espantoso juego del amor, en el cual es preciso que uno de ambos jugadores pierda el gobierno de sí mismo. - Charles Baudelaire

Tal vez los genios que plasmaron estas opiniones en algún momento se  refirieron a su experiencia personal, pero no podemos negar que es un “mal común”,  actualmente el 70% de los pacientes en psicoterapia llevan por motivo de consulta “el mal de amores”.

¿Querrá decir esto que enamorarse es malo? ¿Es posible establecer una relación de pareja sin perder nuestro control emocional? ¿Cómo tener una relación de pareja sana? Son algunas de las dudas que asaltan a más de uno a la hora de entrar en el terreno de la vida en pareja.

La respuesta es un SI completo, por supuesto que sí, enamorarse es algo sano y positivo (o al menos así debería ser), todos los seres humanos somos capaces de controlar nuestras emociones y tener relaciones sanas, Lamentablemente la mayoría de las personas nunca recibimos una EDUCACIÓN AFECTIVA (ni en el hogar, ni en la escuela) y desconocemos los elementos necesarios para establecer relaciones de pareja satisfactorias.

¿Cómo tomar una decisión inteligente respecto a la elección de pareja? Bueno lo primero que tendríamos que hacer es planteárnoslo como objetivo y por supuesto trabajar en ello, las cosas no caen del cielo (y el amor sano menos).


Pareja en puesta de sol

Ante todo señalamos que para hacer una elección de pareja efectiva hemos de trabajar en nosotros mismos, una vez que se ha iniciado una relación la gran mayoría desea que su pareja cambie “ciertas cosas” para poder sentirse bien  o al menos un punto medio donde ambos puedan “pactar” (o mejor dicho “controlar”) la conducta de la contraparte, sin embargo la mayoría olvida que el impacto real sobre la satisfacción que experimenta nuestro cerebro, depende nuestras acciones y no de la actitud del otro.

Es decir nuestra pareja (o futura pareja) puede tener hábitos o actitudes excelentes o incluso modificarlos para “corresponder”, sin embargo mientras no trabajemos en nosotros mismos será imposible tener una relación satisfactoria. Aquí algunos elementos básicos para trabajar en nosotros  (y en nuestra elección de pareja):


1. CREA MOTIVACIÓN POSITIVA

¿Porque quiero estar con alguien? Piénsatelo fríamente ¿Deseas compañía por el mero hecho de no estar solo? ¿Eres hipersensible a la crítica social, a ser señalado como solterón(a)?  ¿Estar en pareja es el único, indispensable y exclusivo camino para estar bien? ¿Necesitas de alguien para poder “darle fuego a tu vida y romper con la rutina”? aquí se trata de ser honesto contigo mismo,  si tus motivaciones son estas (o parecidas) te garantizamos una relación llena de problemas y altibajos ¿Por qué? Porque al pensar de esta manera estableces que tu felicidad provenga de alguien que no eres tú: proviene de tu pareja.

Reconozcámoslo: la conducta, pensamientos y opiniones de otra persona NUNCA estarán bajo NUESTRO CONTROL, este es el principal y más grande error de todos. Remarcamos la pregunta primordial que debemos hacernos ¿Por qué deseo estar con alguien? si estas solo es el momento ideal para que respondas y si ya estás sintiendo “mariposas en el estómago” toma agua y ahógalas por un momento, en este caso te voy a cambiar un poco la pregunta ¿Si ese alguien que me gusta me rechaza, me sentiría igualmente contento y apasionado por la vida? Si tu respuesta es del tipo: “no podría, me sentiría terrible” vuelve a la primera pregunta; reflexiónalo seriamente… Elabora tu respuesta y desarróllala a fondo, toma en cuenta que de la calidad de tu respuesta será la calidad de tu futura relación, si tu respuesta es simple y vana entonces no esperes mucho.


2. CREA CONSCIENCIA

Solamente puedes tener una relación estable si primero te controlas a ti mismo, para comenzar con pie derecho y adentrarnos más en el terreno de las emociones en pareja el paso siguiente será SER CONSCIENTES,  desarrollar la inteligencia emocional consiste en que la felicidad surja siempre de nosotros mismos, es decir el motivo de una relación sana es COMPARTIR la felicidad y NUNCA INICIARLA. Si quieres estar con alguien para “no sentirte mal” caminas en arenas movedizas.

Podré tener el control emocional en mi relación únicamente cuando esté consciente de que primero: Tengo que sentirme a gusto conmigo mismo y no “necesitado”

3 principios de gente que está a gusto consigo misma:


  • Puedo tomar la decisión de sentirme estupendamente bien yo solo en todo momento.
  • Confío plenamente en mí mismo, actuó acorde a mis convicciones evitando reaccionar al “que dirán”.
  • Cultivo una vida apasionante entorno a mí: Rompo la rutina y establezco actividades que disfruto basándome en gustos e intereses propios, nunca en los de alguien más.


3. CREA UN FILTRO

De igual forma que es importante definir nuestras motivaciones para tener pareja, hay que preguntarnos a nosotros mismos ¿Con que persona deseo compartir mi tiempo y espacio? ¿Cuáles pueden ser sus características (físicas, profesionales, económicas, sociales, familiares, culturales, gustos e intereses, etc.) para sentirme satisfecho?

Sabemos que no existen dos gotas de agua iguales, pero si no tienes bien claro con qué tipo de persona deseas compartir tu vida, entonces ¿Quién lo decidirá? ¿tus amigos, tus padres, el destino, la suerte, cupido acaso? El tipo de persona con la que establezcas una relación también debe ser una decisión CONSCIENTE.


4. CREA CONTENIDO

Este punto es más práctico que los anteriores, de hecho no requiere casi de reflexión sino de toneladas de acción, supongamos que ya tienes una motivación congruente para estar con alguien, eres plenamente consciente de que tu felicidad solo depende de ti y tienes bien claro con qué tipo de persona quieres estar. Bueno vayamos a la pregunta que sigue ¿Qué tienes TÚ de valor que puedas compartir? La respuesta depende mucho de tu nivel de autoestima, si tu respuesta es nada o casi nada, entonces es tiempo de que cultives tu autoestima creando contenido de calidad, esto es algo que no se hace de un día al otro, más bien se hace en el día a día: cuídate a ti mismo, cuida tu cuerpo, arréglate, supérate profesionalmente, emprende un negocio, socializa y si esto no te basta consigue un libro que trate el tema o toma un taller y sobre todo ponlo en práctica. Si llenas tu vida de contenido apasionante y desarrollas tus gustos e intereses difícilmente tendrás que lidiar con el veneno que mata lentamente a la mayoría de las relaciones: la rutina.  La rutina se contagia, no lleves gérmenes emocionales a  tu relación y cúrate antes.


5. COMPARTE

Bueno este por el momento será el apartado final de nuestro tema, si ya tienes completamente claro lo que deseas de una relación y te has esmerado en quererte y crear contenido valioso en tu vida, eres una persona apta para compartir, eres un prospecto viable para tener una relación altamente satisfactoria, por supuesto esto no quiere decir que la vida será color de rosa, la gente busca continuamente la escalera mágica donde pueda llegar a un peldaño donde no tenga que hacer nada más, bueno sabemos ya que esto es irracional y que dicho peldaño no existe, la vida en pareja es una “subida” constante y de eso se trata, de crecer continuamente, las recomendaciones señaladas te ayudarán convertirte en una persona activa que se esmera por crear contenido de alto valor, (al contrario de la mayoría que espera que la pareja aporte este contenido a sus vidas).

Ser emocionalmente inteligente en la elección de pareja no se trata de “creer en la ruleta del amor” o “esperar” a ser correspondidos, no se trata de quedarse sentado esperando que el destino nos dé a alguien que nos trate con respeto y dignidad, hay que provocarlo y ganárselo a pulso amándonos a nosotros mismos tanto como deseamos ser amados.

inteligencia emocional

BOTONES SHARE THIS